GAUCHITO ANTONIO GIL

Vaya al Contenido

Menu Principal

HISTORIA

LA LEYENDA



Las historias populares varían pero, en términos generales, la leyenda cuenta que Antonio Gil fue un gaucho trabajador rural y que una viuda adinerada se enamoró o tuvo un romance con él. Esto le hizo ganar a Gil el odio de los hermanos de la viuda y del jefe de la policía local, que había cortejado a esa misma mujer. Dado el peligro, Gil dejó el área y se alistó para pelear en la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) contra el Paraguay. Luego de regresar, fue reclutado por el Partido Liberal para pelear en la guerra civil correntina contra el partido opositor Autonomista, pero Gil desertó.
Finalmente capturado, fue colgado de su pie en un árbol de algarrobo, y muerto de un corte en la garganta. Gil le dijo a su verdugo que debería rezar en nombre de Gil por la vida de su hijo, quien estaba muy enfermo; el verdugo así lo hizo y su hijo sanó milagrosamente. Él le dio al cuerpo de Gil un entierro apropiado, y las personas que se enteraron del milagro construyeron un santuario, que creció hasta hoy día.

OTRA VERSION



En otra versión Gil era un abigeo, de gran generosidad con los pobres. Reclutado para combatir en la Guerra de la Triple Alianza, desertó y fue perseguido. Cuando lo capturaron, un comisario estaba a punto de dispararle debajo de un árbol, y el Gauchito Gil dijo: «No me mates, que ya va a llegar la carta de mi inocencia». El comisario respondió: «Igual no te vas a salvar», y el Gauchito dijo: «Cuando llegue la carta vas a recibir la noticia de que tu hijo está muriendo por causa de una enfermedad; cuando llegués rezá por mí y tu hijo se va a salvar». Al llegar a su casa el comisario encontró a su hijo enfermo, rezó por él en nombre del Gauchito Gil y su hijo se curó.

SANTUARIO  

Actualmente, el santuario construido en el emplazamiento de su tumba (ubicada a unos 8 km de la ciudad de Mercedes) recibe cientos de miles de peregrinos cada año, especialmente el 8 de enero, aniversario de la muerte de Gil. El culto del Gauchito Gil se ha propagado no sólo por la provincia de Corrientes sino también por la provincia del Chaco, norte de Santa Fe, el Gran Buenos Aires e incluso en la Capital Federal. Se pueden distinguir los santuarios del Gauchito Gil a la vera de los caminos de toda la Argentina, caracterizados por poseer multitud de banderas rojas.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal